domingo, 16 de julio de 2017

Enfoques sobre la Parashá Pinjás - Fineas Libro Bamidbar / Números (25:10 a 30:1)



Torá desde Jerusalem

  

Parashá Pinjás - Fineas

Libro Bamidbar / Números (25:10 a 30:1)
Enfoques sobre la Parashá

"Por lo tanto, di: He aquí que yo le confiero a él mi pacto de Paz" (Bamidbar 25:12)
Puede parecer irónico que la recompensa por un asesinato violento sea "un pacto de paz." La palabra en hebreo Shalom no solo significa paz, sino que también tiene la connotación de completitud y perfección - cualquier paz que no tiene completitud y perfección no es una verdadera paz.  Y solo puede haber Una Completitud y Una Perfección, y es por eso que solo puede haber Una verdadera Paz - la paz de Di-s, porque solo "El que hace la paz en sus alturas, Él hará la paz sobre nosotros y sobre todo Israel..."
Apaciguamiento no es paz y nunca llevará a la paz.
Un acto de entusiasmo divorciado de puras intenciones puede ser un crimen en sí mismo.  Es por esta razón que la Torá destaca que Pinjás actuó "por su Di-s"- él no tenía otras motivaciones más que la de hacer la voluntad del Todopoderoso.
(Or Yoel)

¿Por qué fue Pinjás recompensado específicamente con que su descendencia sea de Kohanim? 
Es un principio fundamental el que Di-s castiga y recompensa "medida por medida" - siendo la recompensa precisamente acorde a la acción que la merecía.  Cuando Zimrí, un príncipe de Israel, cometió un terrible acto de inmoralidad, hubieron muchos que se shoquearon por este acto.  "Y ellos lloraron a la entrada del Mishkán".  Mediante la ejecución de Zimrí y su compañera, Pinjás expresó y concretizó el sentimiento del Pueblo Judío.  Esto es exactamente lo que hace el Kohen cuando, como enviado del pueblo, lleva ofrendas y concretiza y da expresión física a los pensamientos y sentimientos de amor que el Pueblo Judío tiene por su Padre en las Alturas.  Así el regalo de laKehuná a la descendencia de Pinjás fue un perfecto reflejo de su servicio al Pueblo Judío.
(Sefat Emet)

"...A cambio de lo que ha celado por su Di-s..." (Bamidbar 25:13)
Cuando una persona cae en su nivel de espiritualidad y comete una transgresión, mira a otros y piensa para sí mismo "Él también lo hace.  ¿Por qué yo debo ser "más religioso" que él?  Es por esta razón que los Diez Mandamientos están escritos en singular, para que cada uno sienta que la Torá fue dada a él solamente, y no debe mirar lo que otros hacen... o no hacen.  Cuando Pinjás vio a Moshé y a Aharón y a los setenta Sabios parados mirando a Zimrí cometiendo este grave pecado, y ninguno de ellos levantó siquiera un dedo, él pudo haber dicho ciertamente, "¿Por qué yo tengo que ser "más religioso" que ellos?  Sin embargo, él no pensó así, sino que hizo lo que era necesario por el Honor del Cielo.  Es por eso que la Torá escribe "él mostró entusiasmo por su Di-s".  Él actuó como si en ese momento, Di-s era solo su Di-s y no había nadie más en el mundo para hacer ese trabajo.
(Jomat Esh)

"...un pacto de paz." (Bamidbar 25:12)
Puede parecer irónico que la recompensa por un asesinato violento sea "un pacto de paz".
En hebreo, la palabra "Shalom" no significa únicamente "paz", sino que además denota la calidad de algo completo y perfecto: la paz que no es completa y perfecta no es una paz verdadera. Y así como solamente puede haber Una Completitud y Una Perfección, también solamente puede haber una sola paz verdadera: la paz de Hashem, pues únicamente "Aquél que hace la paz en Sus alturas, Él hará la paz para nosotros y para todo Israel..."
Si algo es inmoral, la pacificación no es paz, ni conduce a la paz. Por su parte, un acto de fanatismo desprovisto de intenciones puras puede ser un crimen por sí mismo. Por ese motivo, la Torá señala que Pinjás actuó "para su Di-s", vale decir, que no tenía ninguna motivación en absoluto más que cumplir con la voluntad de Hashem. Únicamente cuando la intención es absolutamente pura, el fanatismo puede conducir a un "pacto de paz".
(Or Yoel) 
"Al vengar Mi venganza..." (Bamidbar 25:11)
"Él expresó la ira que Yo debía mostrar" (Rashi)
Cuando le pedimos a nuestro hijo de tres años que ayude a poner la mesa del Shabat, y él, con gran destreza, conduce la copa del kidush a la mesa, sentimos una najat inmensa. Por cierto que no ganamos nada con su ayuda, excepto un placer enorme. Nosotros mismos podríamos haber hecho lo que él hizo, pero la gracia está en que él cumplió con su tarea solito.
Rashi explica el significado de la expresión "él vengó mi venganza", como queriendo decir "Él expresó la ira que Yo debía mostrar".  Precisamente debido a que Pinjás hizo algo que, en realidad, era propio que Hashem hiciera, se hizo acreedor a tan grande recompensa.
>La misma idea se aplica a la tzedaká, la caridad.  Cierta vez, Turnus Rufus le preguntó a Rabí Akivacómo podía ser que, si Hashem amaba a los pobres, ¿por qué no les daba de comer?  Rabí Akiva le respondió que los pobres nos dan más a nosotros de lo que nosotros les damos a ellos, pues al dartzedaká, nos salvan del gehinom (purgatorio).
Lo que dijo Rabí Akivá es que, efectivamente, es tarea de Hashem alimentar a los pobres, pero Él nos deja que nosotros les demos de comer en vez de Él.  Y al hacer "el trabajo de Hashem", obtenemos una recompensa muchísimo mayor.  Igual que el niño que pone la mesa del Shabat.  Por supuesto que Hashem puede darles de comer a los pobres, pero Él nos deja que nosotros hagamos ese trabajo, a pesar de que, a decir verdad, no Lo estemos "ayudando" en absoluto.
(Rabí Moshé Fainstein z''l)
Shabat Shalom.


No hay comentarios: